Las macetas Juárez interrogan la solidificación o monumentalización de la historia. Juárez es un buen ejemplo: mientras los intelectuales lo defienden como un gran presidente, liberal en el sentido latinoamericano del término, los pueblos indígenas lo observan como el presidente que reformó la tenencia de la tierra, expulsándolos de su territorios y, de alguna forma, condenándolos a las vitrinas y escaparates del museo.