sur+ es una editorial colectiva independiente.

sur+ es un juego de palabras y signos que, por un lado revalora el sur social en un mundo dominado por el norte, y por el otro busca contraponerse a una de las acepciones de la palabra francesa surplus: el excedente, lo que sobra, lo que ya no le sirve al sistema.

sur+ busca sumarse a las redes del sur social promoviendo el intercambio de experiencias y vinculando movimientos literarios contemporáneos.

sur+ nació ante la necesidad de publicar narrativa, poesía y ensayo de autores cuya obra cuestiona el estado de las cosas del mundo, y de hacer libros atractivos a precios accesibles. Con base en este principio, nuestro trabajo colectivo se circunscribe a la publicación de autores mexicanos poco conocidos, así como a la de autores de otros países que no han tenido la suficiente difusión en nuestro país y cuya obra consideramos relevante, casi urgente. 

 

:: :: ::

 

Triste y fea paradoja. Entre otros, soy uno de los fundadores de sur+ ediciones. Yo renuncié en el 2013. Contrario a lo que se piensa de un proyecto como éste, "independiente", "anticapitalista", de "izquierda", en su interior existían prácticas en las que se entreveraban el racismo más "discreto" y el clasismo más "elegante" y, por ello, ramplón y miserable. Como siempre sucede, las clases acomodadas son las que más se benefician del trabajo de los otros, borrándolos o señalándolos mal y zesgadamente, pero acumulando y reutilizando el capital social y simbólico que los otros produjeron. Como dicen, "no hay afuera del capital" y, probablemente, tampoco hay afuera del sistema de castas con que opera el mundo del arte y la literatura en México.

Durante esos años, que inician con la presentación de Un séptimo hombre de John Berger y que concluyen con las negociaciones para traducir los libros de Antoine Volodine, de Franco Berardi "Bifo" y de Kenneth Goldsmith, los libros fueron pensados y producidos, casi en totalidad, por el equipo de la ciudad de Oaxaca. Por otro lado, muchos de esos libros fueron sugeridos por Cristina Rivera Garza y, en el caso de Kenneth Goldsmith, el texto fue sugerido por (y arrebatado a) Marco Antonio Huerta.

Aquí van tres libros, urgentes, y necesarios, aún vivos, que editamos ese tiempo: Entre las cenizas, coordinado por Marcela Turati y por Daniela Rea; Dolerse: Textos desde un país herido de Cristina Rivera Garza y Condolerse, su libro hermano y conversatorio. Y claro, también Antígona González de Sara Uribe. El primero y el último salieron, casi milagrosamente, gracias a horas de corrección desde una cafetería del centro de la ciudad de Oaxaca. Agradezco el apoyo económico de Saúl Hernández Fernández para la impresión del libro de Sara Uribe, dedicado a todas las Antígonas y Tadeos, a los miles de desaparecidos en una guerra injusta y, por supuesto, inútil. Sin justicia no hay descanso posible. Ni remanso alguno.